USO DEL DENSIMETRO EN LA FERMENTACIÓN DE LA SIDRA

publicado en: Elaboración sidra | 2

Como hemos tenido varias consultas sobre el uso del densímetro, hacemos un blog para ayudar un poco e intentar solventar las dudas que puedan surgir.

El densímetro es un instrumento que se utiliza para medir la densidad relativa de los líquidos y en nuestro caso, nos sirve para saber la riqueza en azúcar del mosto . La densidad se mueve en un rango amplio pero el que interesa para medir la de los mostos de sidra, vino o cerveza es el que está entre el intervalo de 1000-1100 g/l. La medida de la densidad se da en gramos/litros y, normalmente, están calibrados para darla en una temperatura de 20º.

Los densímetros que vendemos en nuestra web cumplen estos requisitos de estar en el margen de medida de 1000-1100 g/l, están calibrados para temperatura de 20º y ya se acompañan con una probeta. La probeta o recipiente se llena del líquido a medir, en este caso mosto de sidra, vino o cerveza, y se deja flotando el densímetro, teniendo cuidado a la hora de meterlo, ya que es un instrumento delicado. Una vez estabilizado, se toma la medida al nivel de flotación del densímetro.

Con el uso del densímetro podemos comprobar que la fermentación se va realizando correctamente. Al principio, haciendo mediciones diarias, podemos ver si hay alguna anomalía y, en la actualidad, es el único procedimiento manual que nos permite saber cuando la sidra puede ser ya embotellada.

Las primeras mediciones del mosto recién sacado rondarán los 1050 g/l, medida que dependerá del tipo y maduración de la manzana, y el objetivo es llegar cerca de los 1000 g/l que es la densidad que tiene el agua, por ejemplo.

Resumiendo:

  • Primera medición: Mosto aprox. 1050 g/l.
  • Primera fermentación: En los primeros 15 días, rellenado continúo del depósito y medición diaria de la densidad. A partir de los 15 días, se seguirá haciendo rellenado y medición cada semana hasta llegar a la medida de 1005 g/l. En la medida aprox. de 1015 g/l. se puede hacer el trasiego de la sidra.
  • Segunda fermentación: Con una medición inferior a 1005 g/l, ya se puede cerrar herméticamente el depósito y se seguirá haciendo medición hasta llegar a 1000 g/l, que será el momento que nos indica que la fermentación ha terminado y ya se podría embotellar.

Vamos a ver unos ejemplos en imágenes de las mediciones hechas en la elaboración de una sidra casera este año en Asturias.

 Medición de agua. Medida aprox. 1000 g/l.                            Medición de mosto recién sacado. Medida aprox. 1040 g/l.

Medición sidra en depósito 20 días. Aprox. 1020 g/l.               Medición Sidra en depósito 35 días. Aprox. 1010 g/l.

Teniendo en cuenta las consideraciones de cada elaboración de sidra casera y los factores que pueden influir como el tipo de manzana, el tipo de depósitos utilizados, la temperatura en todo el proceso de fermentación o el correcto rellenado de los depósitos, lo que si está claro, es que con el densímetro tenemos una medida clara de como y cuando está lista la sidra. Este proceso se complementa con las probaturas de sidra que siempre se han realizado para comprobar también el gusto y presencia de la misma.

El alcoholímetro es otro instrumento de medición que da la medida directa de contenido de alcohol, por lo que no es necesario el uso de tablas.

Tanto el densímetro como el alcoholímetro están disponibles en nuestra página web, en la categoría de Material de Laboratorio:

Material de laboratorio

Esperamos haber sido de ayuda con este consejo.

Saludos,

Haciendosidra.com.

2 Respuestas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *